¿Por qué tenés que hacerte un peeling en invierno?

¿Por qué tenés que hacerte un peeling en invierno?

El proceso de descamación natural de la piel se cumple cada 28 días. Pero, con los años, se vuelve más lento y la piel se pone áspera y opaca. Hacerse un peeling es la forma más directa de descubrir las capas más profundas de la dermis para que se vea homogénea y luminosa. Además, trae otros beneficios: suaviza las arrugas y las líneas de expresión, elimina manchas, mejora las secuelas del acné e ilumina la piel porque promueve la formación de colágeno.

Existen distintos tipos de peelings o exfoliaciones. Están los mecánicos, que son los que se hacen con cepillos, tornos, lijas, piedras o cristales, como la microdermoabrasión con punta de diamante; y los químicos, que se hacen con sustancias que producen la descamación de la piel en distintas profundidades según el tipo y porcentaje de producto aplicado. En estos últimos se usan ácidos como el glicólico, el salicílico, el retinoico, el mandélico, el kójico, el azelaico, el ascórbico (vitamina C) o el fítico, entre otros.

https://www.lanacion.com.ar/2152080-por-que-tenes-que-hacerte-un-peeling-en-invierno