Dietas con papa: derribá los mitos y comela más seguido

Dietas con papa: derribá los mitos y comela más seguido

De tan común, tan barata, tan sencilla, la papa es la gran ignorada en la competencia por el podio de los superalimentos de moda que se ganan los títulos editoriales y las fotos mas likeables de las redes sociales.

Pero en los últimos tiempos empezó a reconocerse como un gran aliado para bajar de peso. Sí, eso mismo. No solo no engorda, como creíamos, sino que además ayuda a llegar al peso adecuado.

En su libro La revolución de la papa: historia del alimento que salvó al mundo. La dieta rica y nutritiva que te hará bajar de peso (Ed. Grijalbo), el doctor Lucio Tennina reivindica este alimento que injustamente tiene mala fama.

“Durante años y según las épocas fue maltratada, mal entendida, prejuzgada. Todavía hoy, cuando incorporo papas en cantidad en una dieta para adelgazar, la expresión de estupor y de incredulidad aparece en los rostros de los pacientes. Las tres “P” —pastas, pan y papas— parecen representar el origen de la aparición de una cuarta “P”, el peso excesivo”, declara el doctor Tennina en su libreo.

Según el autor, es preciso hacer “un desagravio a los malentendidos sobre sus beneficios y composición. Para que la papa deje de formar parte de esa categoría de alimentos considerados “pesados”, “calóricos” y para que volvamos a incluirla en nuestra dieta, no solo perdiéndole el miedo y despejando los prejuicios, sino también siendo conscientes de su valor nutricional y de las posibilidades de convertirla en la base de una dieta que nos ayude a perder peso.”.

Para la doctora Mónica Katz, autora de Más que un cuerpoSomos los que comemos yNo dieta, “La papa es un vegetal interesante, aunque hoy se lo considera un almidón, dentro del grupo de los fideos y el pan”, explica y agrega: “Una papa chica tiene cien calorías, con lo cual el problema de la papa es cómo aprendemos a cocinarla. El puré con manteca, la papa frita son el gran problema. La papa en sí es maravillosa, así que si queres hacer una linda dieta sin renunciar al placer la papa tiene que estar incluida”.

La licenciada en nutrición Florencia Ramos, docente de la Universidad Barceló y codirectora de Maestro Estética coincide y explica: “Salvo que exista alguna patología, ningún alimento está prohibido, por lo tanto se puede incluir en un plan de descenso de peso. El punto clave es la forma de cocción: deben ser cocciones que no impliquen exceso de aceite”.

Por su poder de saciedad, porque ayuda a bajar el índice glucémico para las personas que padecen ciertos tipos de diabetes y porque es fácil de digerir, la papa tiene que estar presente en un plan de alimentación saludable y, también, en una dieta cuyo objetivo sea bajar de peso.

En cierto modo, es fácil coincidir con el argumento de que la papa es un buen alimento y que no hay por qué eliminarlo de nuestra dieta. Tiene sentido, en consonancia con la línea de los nutricionistas que abogan por planes de alimentación completos, donde ningún alimento debe ser excluido, sino consumido en cantidades y modos de cocción considerados saludables y adecuados a las necesidades de cada persona.

Pero un plan de descenso de peso, basado en el consumo diario de papa, suena más difícil de creer, ¿verdad?.