Decile NO a la arruga del entrecejo

Decile NO a la arruga del entrecejo

El entrecejo es una de las zonas más expresivas del rostro, los músculos de esa zona se activan todo el tiempo y dejan, como consecuencia, líneas de expresión y arrugas.

De acuerdo a la Doctora Luisa Alvarez, “los surcos del entrecejo empiezan a formarse a partir de los treinta años o antes en algunas personas. Es más común en personas tensionadas o que fuerzan constantemente la vista, así como también en las que no cuidan la piel”.

Se trata de un punto clave del rostro, ya que afecta la mirada.
Pero no hay que desesperar, según la especialista se pueden realizar algunos ejercicios para frenar su avance:

1.Relajá: con la yema del dedo pulgar o con el mayor frotá el ceño, a lo largo de  la línea de expresión de abajo hacia arriba y finalizá en las sienes, estirando la piel suavemente

2.Activá:  calentá las manos una frotándolas una contra otra y después apoyá las palmas sobre el ceño y los ojos durante 20 o 30 segundos. Mientras cerrá los ojos y respirá para relajarte durante  30 segundos.

3.Tonificá:  presioná con tres dedos a los dos lados del entrecejo, sobre el hueso de las cejas. Así ayudás a irrigar la zona.

4.Fortalecé: desde el punto anterior ahora intentá fruncir el entrecejo y vas a ver que no se forman las arrugas, así hacés trabajar  el músculo depresor de la ceja y el músculo piramidal de la nariz. Con la práctica a lo largo del tiempo, vas a reducir la tendencia involuntaria del músculo a fruncirse.

Para alisar la zona se recomiendan tratamientos de relleno, ya que, además de borrar las arrugas, devuelve lozanía, frescura y juventud.

La Dra. Álvarez recomienda el botox, nombre comercial de toxina botulínica. “Brinda resultados inmediatos, es de aplicación muy fácil, no es doloroso, es económico y es seguro, por eso es el tratamiento ideal”.

El procedimiento debe ser realizado por un médico que conoce la anatomía y los músculos de la cara para no correr riesgos. “Si bien no tiene efectos adversos de importancia, la zona puede quedar levemente inflamada o en casos muy aislados puede llegar a sentir náuseas o dolor de cabeza, síntomas que sólo un médico idóneo puede  tratar.  Además, hay que aplicar una cantidad mínima de producto y monitorearlo en la semana posterior para chequear la respuesta del paciente y añadir si fuera necesario el resto, para evitar el efecto planchado y lograr la mayor naturalidad para el rostro de esa persona”, señala la especialista.

El efecto dura de 4 a 6 meses. Se puede realizar para prevenir la aparición de las primeras líneas a partir de los 30 años y en casos más avanzados se puede combinar con otros tratamientos como ácido hialurónico e hilos tensores en el resto de la cara

 

Ver nota completa